Voy a decirte algo que quizás te suene un poco duro, pero si no te permites » pedir y recibir » es que no sabes «dar» de una manera sana.

Es habitual que pensemos que alguien hará algo por nosotros si nosotros hacemos algo por él. O bien que somos autosuficientes o que no nos gusta molestar o incomodar a nadie…

Además, admitámoslo, DAR nos produce bienestar, nos hace sentirnos «buenos», y nos da la sensación de que somos útiles, y nos pone en cierta situación de «superioridad», de «control».

En toda relación interpersonal es fundamental DAR y RECIBIR, es un tema íntimamente relacionado con la AUTOESTIMA.

Eso sí, cuando pides tienes que estar preparado para aceptar la respuesta del otro: puede ser «Sí» y puede ser «No». Y recuerda: no te lo dicen a ti, a tu persona, la respuesta SOLO está relacionada con esa petición en concreto.

¿Has pensado ya qué te gustaría pedir y recibir?

Victoria@DeLaExperienciaAlEquilibrio.com
Arturo@DeLaExperienciaAlEquilibrio.com