Voy a empezar a contarlo desde mi experiencia, quizás te resuene y te sirva de inspiración.

En mi caso me encerraba en mí misma, en mi propia jaula de emociones -la que yo misma construía barrote a barrote o mejor dicho miedo a miedo y creencia a creencia-.

Solo yo tenía la llave para poder abrir la puerta y salir. Sin embargo me sentía retenida, abrumada y perdida por todas esas emociones que no me permitían ver con claridad todo el potencial que TODOS y cada uno de nosotros llevamos dentro.

Por mucho que nos sintamos vulnerables y dudemos de nosotros mismos, aunque nos equivoquemos -y seguro que lo haremos- , no debemos perder esa capacidad para continuar tomando DECISIONES, porque es la forma de poder ser responsables de nuestro destino y la única forma de seguir avanzando y creciendo.

Eso sí, para eso te tienes que atrever. Nadie puede tomar esa decisión por ti. Lo que tenemos que aprender lo APRENDEMOS HACIENDO.

El verdadero poder personal está en la capacidad de pasar a la acción.

Victoria@DeLaExperienciaAlEquilibrio.com